SMATTCOM

27 de septiembre del 2019

Nuevas tecnologías: la vía para la seguridad alimentaria

¿Cómo la tecnología ayuda a que tengamos comida en nuestra mesa? Ante un escenario mundial difícil, las nuevas tecnologías para el sector agroalimentario se colocan como una solución para garantizar la seguridad alimentaria


 

Hablar de nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura es abrir un debate en donde las partes a favor y en contra se pueden llegar a radicalizar (en temas muy concretos, como la biotecnología). Sin embargo, no debemos perder de vista que estas innovaciones han estado ayudando -y lo seguirán haciendo en medida que lo permitamos- a solventar una necesidad básica y apremiante: la seguridad alimentaria en el mundo, lo cual es un gran reto debido a la creciente población y los impactos provocados por el cambio climático (que ya hemos visto que repercuten en el sector agroalimentario: Durango-ganado -sequía / Huracán Lorena-plátano).

 

Para empezar ¿qué es la seguridad alimentaria?

Es un derecho humano que existe “cuando todas las personas tienen, en todo momento, acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfacen sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida activa y sana”- Cumbre Mundial sobre la alimentación (1996)

 

Contempla:

  • Disponibilidad física
  • Acceso (económico y físico)
  • Utilización
  • Estabilidad
  • Comercio (permite consolidar la situación de las dimensiones anteriores)

 

México – seguridad y pobreza alimentaria

En el artículo 4° de la Constitución, se reconoce este derecho: “Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado lo garantizará”.

Victor Villalobos, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) aseguró que la producción de alimentos es un reto cada vez más complejo, derivado de factores climáticos que inciden sobre el cultivo y rebaños de ganado.

Los imponderables climatológicos ponen en riesgo la seguridad alimentaria, son temas que no podemos soslayar, pero tampoco podemos influir mucho en el largo plazo (…) tenemos que ver cómo vamos a producir alimentos más sanos”, dijo el secretario durante la 3ª conferencia sobre la Autosuficiencia Alimentaria.

 

La producción de alimentos está en riesgo, en un futuro no muy lejano, y si a eso le sumamos la cantidad de alimentos que se desperdician, es una doble pérdida. El Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados dio a conocer este año que en México se desperdicia el 34.7% del alimento que se produce (entre problemas de recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructura, comercialización o medidas fronterizas).

 

Esa gran cantidad de alimento se pierde en un país en donde 24 millones de personas carecen de seguridad alimentaria. A raíz de esto, algunas asociaciones han nacido para luchar contra el hambre en México; por ejemplo, el Banco de Alimentos (BAMX). Ellos localizan comunidades con inseguridad alimentaria, realizan el acopio de alimentos y se los hacen llegar a esas personas en riesgo.

 

 

Tecnología agrícola

El sector agroalimentario se encuentra en un continuo avance gracias a la implementación de tecnología en las cadenas de proceso y de valor. Se está apostando por una Agricultura de Precisión (optimizar producción, reducir desperdicio de recursos, mitigar riesgos económicos y conservar el medio ambiente) a través de diversas herramientas tecnológicas (AgroTech):

 

  • Satélites, drones, sensores y robots:  para monitorear la salud y fumigación de cultivos, por ejemplo. Sensores para identificar diferentes variables (temperatura, ciclos, humedad, nutrientes en el suelo, etc), monitoreo de suelo.

 

  • Tractores autónomos: controlar vía remota esta herramienta, a través de programación de tareas.

 

  • Big data, inteligencia artificial/ machine learning: recopilación de grandes cantidades de información a través de los drones y robots, para que después la propia máquina aprenda comportamientos y/o tendencias. Esta es una tendencia que se está aplicando en todos los sectores imaginables, es el futuro ya presente.

 

  • Blockchain: para la formalización y seguridad de transacciones.

 

  • Biotecnología: llegamos al tema sensible que genera gran polémica. Nos vamos a detener un poco en este punto porque es relevante para nuestro país a raíz de la reciente Ley Federal para el Fomento y Protección del Maíz Nativo avalada por el Senado en días pasados (en lo que ahondaremos un poco más en nuestra próxima nota del maíz).

 

La biotecnología se usa para resolver problemas en toda la producción agrícola (fitomejoramiento para elevar y estabilizar el rendimiento, mejorar resistencia a plagas, animales y condiciones de clima, o para aumentar el contenido nutricional de los alimentos), acelerar programas de mejoramiento de plantas, ganado y peces, cambiar la alimentación de los animales para mejorar su nutrición, y para diagnosticar enfermedades y producir vacunas contra enfermedades de los animales. Todo este concepto es mucho más amplio que solo limitarnos a hablar de ingeniería genética, que busca potenciar los productos agrícolas y que se posiciona como una solución para cubrir la demanda de alimentos. Con la intervención humana para mejorar los alimentos se busca erradicar el hambre (mayor y mejor producción, mayor posibilidades de que todos tengan alimento) por supuesto siempre se tendrá que buscar el bienestar y salud de las personas en todo momento.

 

México no es ajeno a esta tecnología. Hace algunos años, el Cinvestav Unidad Irapuato hizo pruebas de bioseguridad con materiales genéticamente modificados, pero se fue rezagando. Beatriz Xoconostle Cázares, investigadora del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Cinvestav (Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN) ha expresado que se tienen grandes avances y que se cuenta con la capacidad para desarrollar esta tecnología y usarla en beneficio de la sociedad. Se busca que se conozcan los beneficios reales por parte de la población y los tomadores de decisiones: que es desarrollo 100% mexicano, que se deben detener los monopolios, que se debe continuar aplicando e investigando porque corremos el riesgo como país de quedarnos rezagados ante el resto del mundo (tener ventajas competitivas), y que ayudará al campo mexicano.

 

  • Teléfono celular, apps, e-commerce: sobre esto ya habíamos dedicado una entrada que puedes consultar aquí. Existen diversas aplicaciones que ya ayudan a los involucrados en el sector y que se pueden utilizar para distintos puntos del proceso de producción.

 


La tecnología puede ayudarnos tanto como lo permitamos, por eso es sumamente importante estar bien informados sobre cómo utilizarla correctamente y los beneficios que trae consigo. Sobre la mesa dejamos el tema de la biotecnología aplicada al agro, que -como ya lo mencionamos- es la respuesta más viable que se tiene para asegurar el alimento de las personas.

No olvidemos las cuatro dimensiones que contempla la seguridad alimentaria, porque ¿qué pasaría si se produce mucho, pero todo ese producto se pierde en el camino o no tiene cómo llegar a la mesa de las personas? El acceso y comercio son fundamentales para combatir el hambre (que la comida existente llegue a donde debe, al alcance de las personas), la tecnología que existe para ayudar en este punto del proceso es Smattcom.

Smattcom es la app que te permite encontrar nuevos mercados y comercializar tus productos agroalimentarios directo del campo o procesados, de manera directa y a precios justos.

 

¿Qué compras o vendes hoy?

Descarga Smattcom en tu celular

 

Entradas recientes

 23 visitas

 31/03/2020

 216 visitas

 26/03/2020

 541 visitas

 25/03/2020