SMATTCOM

28 de noviembre del 2022

El Costo de Importar Alimentos

Es un hecho que todos los países tienen cierto grado de dependencia entre ellos para conseguir los alimentos que requiere su población. No obstante, se requieren de políticas estatales para reducir y controlar la importación de alimentos que forman parte de la canasta básica, lo cual es urgente en un contexto global donde el precio de los insumos, el transporte, la inseguridad y el costo de los alimentos registran una tendencia a la alta.


    El sector agroalimentario en México cerrará 2022 con un crecimiento de alrededor de 2.0%, tendencia que no se ha detenido a pesar de la pandemia del COVID-19, la inflación a nivel mundial o el conflicto armado entre Rusia y Ucrania. Pero son los factores domésticos que debemos analizar  para continuar con esta tendencia en los próximos años.

Por una parte, al relajar la inspección de alimentos provenientes del extranjero se ha puesto en juego el estatus fitosanitario del país, que en caso de perder el nivel de sanidad reconocido a nivel internacional, podría impactar  en las exportaciones agroalimentarias, que en el 2022 alcanzaron la cifra de 50 mil millones de dólares.

Para controlar el precio de la tortilla, desde el gobierno, se ha optado por la importación maíz de otros países además de Estados Unidos, quien había sido nuestro principal abastecedor de este producto desde el año 2013. Con la eliminación de aranceles, se empezará a importar de Sudáfrica, país con el que se suspendió la importación en el 2011 cuando se impuso un arancel de 20%; se espera que entre los meses de noviembre 2022 a febrero 2023 se importen 176 mil toneladas. Cabe recordar, la solicitud de representantes del gobierno de EUA en iniciar mesas de trabajo por el decreto que prohibió la importación de maíz transgénico y que aparenta ser una violación al TMEC, que, en caso de comprobarse este supuesto, podría acarrear multas y sanciones económicas.

El Costo de Importar Alimentos

 

El transporte y la inseguridad son otros factores que impactan directamente en los costos de producción y alza de precios de alimentos que pagan los consumidores. Acorde con el Departamento de Desarrollo Económico y Social de la FAO, el monto de mover alimentos de un país a otro alcanzará 2 billones de dólares al cierre de este año, un incremento de más de 33% respecto a lo registrado previo a la pandemia, lo que a su vez ha derivado en un alza en los costos de los productos básicos a nivel mundial. Estos costos de importación impactan más fuerte a los países en desarrollo debido al encarecimiento del crédito, las devaluaciones de las monedas, entre otras consecuencias de la política monetaria que se ha implementado en varios países para frenar la inflación.

Por otra parte, la presencia del crimen organizado, en al menos dos terceras partes del territorio nacional, ha alterado la cadena de producción de alimentos, la cual ahora es controlada, en algunos mercados y/o productos, por grupos criminales quienes cobran derecho de suelo, así como el cobro de comisiones a los productores por sus ventas, costos que deben sumarse en el precio final al consumidor. Tal es el caso de los productores aguacate en Michoacán y Jalisco, o recordemos el caso del encarecimiento del pollo en Guerrero a mediados del presente año.

 

El informe Perspectivas Alimentarias publicado a inicios de este mes por la FAO, estimó que el costo mundial de las importaciones de alimentos en 2022 alcanzará un nuevo récord, 1,94 billones (millones de millones) de dólares, representando un  incremento de 10 % respecto al anterior récord, registrado en 2021, aunque se espera que el ritmo de crecimiento se ralentice en respuesta al aumento de los precios mundiales de los alimentos y la depreciación de las divisas frente al dólar estadounidense. De no desacelerarse esta tendencia, el poder adquisitivo de los países importadores, como México, disminuirá y podría poner en peligro su capacidad de acceder y brindar alimentos de calidad a sus poblaciones.

A pesar de que los volúmenes y costos de  importación no han afectado el saldo positivo de la balanza comercial agroalimentaria, ni se ha caído en un escenario de escasez de alimentos, en lo sucesivo se deberán destinar mayores recursos a la producción y a la comercialización, con el fin de incentivar la producción de alimentos y con ello cerrar la brecha hacía la autosuficiencia alimentaria. En el mediano plazo los productores y comercializadores de alimentos deben ser conscientes que el porcentaje de ganancia de sus ventas se podría reducir por los altos costos de producción, por la escasez y encarecimiento de fertilizantes e insumos, entre otros factores. Por esto, desde Smattcom se ha diseñado la plataforma de encuentro directo entre productores y compradores de productos agroalimentarios al mayoreo, un espacio libre y seguro donde las ofertas y demandas hacen match de manera directa, ya que son los mismos usuarios quienes establecen sus necesidades de compra, así como las condiciones de venta, siendo Smattcom el intermediario de pago que protege el monto de la transacción y evita fraudes o estafas a los vendedores y productores.

Entradas recientes

 9 visitas

 30/05/2024

 164 visitas

 22/05/2024

 271 visitas

 14/05/2024