SMATTCOM

09 de mayo del 2019

Tomateros mexicanos buscan diversificación comercial ante aranceles

Después de que se venciera el plazo para la salida de Estados Unidos del Acuerdo de suspensión de Tomates y la imposición arancelaria de 17.5% que esto conllevaba, los tomateros nacionales están considerando la diversificación comercial como plan alternativo so pérdidas y gastos incosteables. Al respecto, Alfredo Díaz, presidente de la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMPHAC), comenta que “desde hace tiempo empezamos a buscar nuevos mercados, tenemos investigaciones y estudios ya hechos y estamos trabajando con centros de investigación para ver factibilidades técnicas de otros cultivos en diferentes regiones. De hecho, estamos por iniciar un estudio de mercado dentro de Estados Unidos para ver qué oportunidad podemos encontrar. Hay que aprovechar este mal rato para diversificarnos”.

Una situación que ha complicado esta alternativa al problema de los jitomates es la desaparición de ProMéxico, pues, en el pasado, servía como enlace y primer contacto con nuevos mercados, en donde también se identificaban oportunidades de negocio. Mientras que en 2018 Estados Unidos acaparó 95% de la compra de jitomate mexicano, también se han explorado alternativas comerciales desde la AMPHAC, como es el caso que señala Díaz: “otro ejemplo es el tomate deshidratado de Canadá, encontramos una posibilidad de negocio. Lo que queremos en Amphac es desarrollar todo esto, es decir, identificar qué piden, cómo lo piden y cómo podemos llegar a eso. Tendríamos que irnos a esos mercados para acelerar contratos, ya vamos encaminados”. Por su parte, Manuel Cázares, vicepresidente del Sistema Producto Nacional Tomate, comentó sobre las dificultades que la exportación de jitomate implica más allá de Estados Unidos, y es que, pese a identificar oportunidades y hacer envíos a países como Japón, aún no se cuenta con la infraestructura y la eficiencia logística suficiente para alargar la vida de anaquel y soportar el tiempo de envío por otras vías que no sean aéreas, la cual incrementa mucho los costos. Esto, claro, aunado a los requisitos fitosanitarios de los países importadores, los cuales también requieren inversión para su cabal cumplimiento. Al respecto, señaló que “estamos viendo la posibilidad de diversificarnos a otros países, cambiar un poco el cultivo, vamos a ver otras opciones por si no llega a haber pronto otro acuerdo". Sobre esto, Díaz agregó que “lo primero que todo mundo tiene que hacer es basarse en lo que el mercado está demandando. Por ejemplo, sabemos que China tiene 1,200 millones de consumidores potenciales, pero no tenemos un protocolo fitosanitario para enviarles hortalizas, necesitamos desarrollarlo. Mandar productos a esos países implica aproximadamente 30 días, por lo que el producto fresco llega con poca vida de anaquel y necesitamos trabajar en prolongar esa vida”.

Si bien la diversificación comercial es útil y, hoy más que nunca, necesaria, lograrla toma de mucho tiempo e inversión, por lo que la falta de un acuerdo en el tema de los tomates ha puesto a los productores nacionales en un dilema que no parece tener una solución sencilla. Es por eso que hacemos la invitación a los productores de tomate y de cualquier otro producto agroalimentario, a que se sumen a Smattcom, la plataforma de comercio agroalimentario que reúne usuarios de múltiples mercados en territorios más allá de los Estados Unidos. La diversificación comercial no va a ser fácil de alcanzar, pero hoy puedes dar el primer paso y encontrar clientes potenciales, socios con los cuales iniciar negociaciones y cerrar tratos de forma directa. Smattcom es tu primer paso hacia la diversificación comercial en el extranjero.

Entradas recientes

 146 visitas

 17/01/2020

 276 visitas

 13/01/2020

 199 visitas

 09/01/2017